El trabajo más imposible del mundo

El próximo 1 de enero de 2017 tenemos una importante novedad en el principal foro  internacional, y por ende en nuestros queridos MUNs, ya que comenzará el mandato de un nuevo Secretario General de Naciones Unidas: Antonio Guterres.

A través de este post pretendemos exponer qué es y cómo se escoge al SG, así como conocer algo más de la figura de Guterres. Los análisis prospectivos sobre qué podemos esperar de este señor y en qué puede cambiar con él la Organización serían en todo caso prematuros, aunque vamos a intentar dar algunas pinceladas al final.

En primer lugar debemos señalar que, en términos de la Carta, el Secretario General es el “más alto funcionario administrativo” de la Organización. Eso es algo muy diferente a un Jefe de Gobierno o de Estado al uso, ya que su principal labor no es la dirección política, sino intentar mediar en un importante conflicto de intereses de toda índole a la vez que trata de ser la voz de aquellos que no tienen quien exponga sus intereses. Se dice que el SG es abogado y es diplomático. Por destacar alguna de sus funciones, es clave la utilización de sus “Buenos oficios”, esto es, la adopción de medidas, públicas o secretas, basadas en su independencia, imparcialidad e integridad, para evitar que surjan o aumenten las controversias internacionales. Asimismo ostenta la mayor representatividad de la ONU y su portavocía; y administra en su nombre las misiones y operaciones de paz.  Desde el punto de vista organizativo preside la CEB, que reúne a los jefes ejecutivos de todos los fondos, programas y organismos especializados de la ONU, también dirige la Secretaría General y publica una memoria anual sobre la labor de la Organización en la que evalúa sus actividades y esboza las prioridades futuras. En definitiva, su tarea, principalmente como apagafuegos, es cambiante, ya que tiene capacidad para definir sus funciones según el contexto concreto, además de llevar a cabo las demás que le encomienden los principales órganos de la Organización.

Acerca de la elección del SG, nos encontramos con una de las controversias recurrentes en el seno de la ONU, ya que, en virtud del artículo 97 de la Carta “debe ser nombrado por la Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad”. Lo cual se traduce, según posteriores resoluciones del CS, en que en sesiones privadas de este órgano se selecciona un único candidato y se eleva la proposición a la AG para que esta finalmente dictamine un sí o un no.  Este sistema de elección se conoce con el nombre de “Straw-polls” aunque el nombre en inglés alude al informal sistema de sorteo extrayendo varillas al azar, se trata en realidad de unos sondeos no vinculantes en el seno del Consejo. En ellas, sus 15 miembros, en especial los 5 potenciales votantes, “alientan”, “desalientan” o “no opinan” sobre la postulación de cada candidato. En esta ocasión, en la sexta votación y con una inusual muestra de unidad, los representantes estatales del Consejo anunciaron su apoyo a Guterres por 12 “alientos”, ninguna objeción y tres abstenciones. El candidato sería posteriormente elegido por aclamación en la AG el pasado 14 de octubre y pasará a ser el noveno SG, sucediendo en el cargo al surcoreano Ban Ki- moon.  Como señala el abogado y profesor de derecho internacional Carlos Espósito, autor del (muy recomendable) blog Aquiescencia.”La decisión en el Consejo de Seguridad se toma por una mayoría de nueve votos… El papel, sin embargo, no refleja la realidad. En la práctica, el Secretario General se elige en negociaciones entre los cinco Estados miembros permanentes”. Se apuntaba que era el turno de una mujer al frente de la Organización, en concreto de Europa del Este, sin embargo al final ha sido un varón occidental y tomará las riendas de la ONU desde el comienzo del año próximo y presumiblemente hasta el 31 de diciembre de 2026, ya que el mandato es de 5 años si bien tradicionalmente se prorroga por una sola vez.

Entrando a conocer la figura de Guterres, cierto es que este portugués de 67 años viene avalado por su trayectoria política y se presenta como el “candidato idóneo”. En palabras de Samantha Power, representante de EEUU ante la ONU, su elección resultó “notablemente incontrovertible”. Nacido en Lisboa en 1949, estudió ingeniería y física, y se unió al partido Socialista de Portugal en 1974, el mismo año en que la Revolución de los Claveles llevó la democracia al país tras cinco décadas de dictadura. En 1992 ya era la cabeza del partido y tres años después fue electo primer ministro de Portugal, cargo que mantuvo hasta 2002.

Si bien debemos destacar su década (2005-2015) al frente de el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) durante el cual ha tenido que lidiar con las mayores crisis de refugiados desde la segunda guerra mundial. Estamos hablando de Afganistán, Congo, Irak, Sudán y Siria, entre otras.

¿Qué podemos esperar de Antonio? En mi opinión su nombramiento es positivo, se trata de una persona que ya fundó, allá por 1991, el Conselho Português para os Refugiados, comprometida con el más acuciante de los problemas a nivel mundial: durante el último año 42.500 personas al día se han visto desplazadas a causa de conflictos. Evidentemente no es suficiente un nombramiento, pero sí es esperanzador el consenso en torno a su figura especialmente por parte del P5. De un lado para que sea capaz de instar a los estados y otras instituciones a la provisión de recursos para ACNUR y así paliar los desastrosos efectos de la guerra, ya generados, y de otro para que sea un interlocutor de paz respetado y así atajar de raíz las causas de los desplazamientos forzados.

No tiene Antonio Guterres una tarea fácil, no en vano se conoce a la secretaría general de Naciones Unidas como ”el trabajo más imposible del mundo”, desde que con esas palabras el primer ocupante del cargo, el noruego Trygve Lie (1946-1952), recibió en Nueva York, en 1953, a su sucesor Dag Hammarskjold.

Mucho ánimo Antonio Guterres,

 

Eloy Serrano Arce,

Ex presidente y socio de Ovimun.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *